MI CARRITO (0) - $0.00

  • No tiene productos en su carrito de compras.
PRODUCTOS DESTACADOS
19
SEP

Treasure Hunt - La vuelta al Pro Tour. Parte 2

En la segunda entrega, Javi nos cuenta match por match su Pro Tour Hour of Devastation.

¡Nuevamente hola a todos!

Disculpen las demoras, pero por múltiples motivos se retrasó la segunda parte de la nota.
Pueden leer la primera parte aquí
.
Finalmente llegó el día y allí estábamos con Mauro listos para arrancar. Nos encontramos con el resto de los argentinos y esperamos ansiosamente que publicaran las mesas de draft.

El día 1 del torneo consistía en 3 rondas de Draft y 5 de Standard.
Mi mesa estaba compuesta por:


De la mesa reconocía a Wafo-Tapa solamente.
Estaba dispuesto a draftear lo que fluyese, pero por suerte pude armar mi arquetipo favorito, Boros.

Estaba bastante contento con el mazo, el cual terminó quedando así:


Terminé jugando 16 tierras y nunca fue un problema.
El mazo tenía casi todo lo que quería y dos finishers hermosos: Inferno Jet y Fling.

En la Ronda 1 me tocó contra UG con Nissa, Steward of Elements y flyers. Lo que me complicaba eran sus bichos con reach, pero a base de exertear constantemente mis criaturas me llevé el primero.

El segundo game se trabó hasta que robé el Fling que le sacó los últimos puntos de daño.
¡1-0 y un buen arranque!


Empezar el PT ganando era una gran sensación. Me relajé y me preparé para la segunda ronda.

En el segundo match me tocó un mirror match el cual perdí por el Oketra’s Monument de mi oponente. Ambos games me hizo turno 3 Monumento, al cual no pude responder y la ventaja para mi oponente fue demasiada para poder hacer algo.
1-1


Lo único bueno fue que los partidos fueron tan rápidos que tuve tiempo para descansar y dar una vuelta para ver cómo le iba al resto del contingente
.
La tercera ronda me tocó contra lo que suponía que era un MonoBlack, pues sólo me jugò 4 pantanos en el primer partido antes de morir. Sin embargo, era un RB con infinito removal. El partido fue largo pero logré colar daños permanentemente hasta dejarlo en rango de Inferno Jet y lograr terminar el partido.
2-1, ¡lo que esperaba del mazo!

Así se acabó la primera parte del día 1 y realmente estaba contento con el resultado. Pero tenía que pasar a Standard, así que frenéticamente me puse a mezclar.

En la cuarta ronda me enfrento contra Mardu. Pero no era lo que yo suponía, sino que era Mardu Walkers. El primer game creía que tenía ventaja pues tenía mucha presión en mesa, pero un Fumigate de main seguido de Linvala, the Preserver cambió todo y me dejó sin chances. El segundo arranqué con mulligan y una mano que no hacía mucho excepto contrarrestar walkers, lo cual era justo lo que necesitaba. Mi oponente se quedó con una mano súper lenta y me dio todo el tiempo para que aparecieran mis bichitos y Chandra. El problema fue que llevó mucho tiempo y nos quedaba poco para el tercero. Decidido a que un empate no era lo mejor, hice mulligan nuevamente buscando la salida más agresiva. Todo se redujo en el turno 6 a si yo tenía un Negate para su Fumigate, el cual efectivamente había estado guardando desde el comienzo.
3-1 y a seguir ganando.

En la quinta ronda me toca contra BG. En los papeles sentíamos que era un buen match, pero esta versión particular, que estaba más preparada contra MonoRed, me complicó en exceso, en particular Kalitas, Traitor of Ghet, que yo estaba seguro que iba a ser la estrella del Pro Tour (y mi pesadilla). El primer game justamente se trabó porque usaba los Sylvan Advocate, los cuales me frenaron todo, pero cuando bajó Kalitas se fue de las manos. El segundo, a base de presión temprana, lo pude ganar fácil. El tercero se hizo cuesta arriba cuando, luego de matarle el primer Kalitas, me baja el segundo. Sin respuestas a ese, ya no hubo mucho para hacer.
3-2, ¡todavía se puede!

La sexta ronda me toca contra RG Ramp, un match que suele ser horrible. Mi oponente hizo mulligan y arranqué yo con Longtusk Cub, el cual al no ser eliminado rápidamente se encargó de todo, ayudado porque mi oponente no jugó nada hasta el cuarto turno. En el segundo game nuevamente un mulligan de mi oponente y su imposibilidad de encontrar rojo hasta el turno 5 hicieron que el partido terminase muy rápido.
4-2. El primer objetivo estaba cumplido.

En la séptima ronda me toca contra el mazo trampa del formato, UW Monument. El primer game arranqué con mucha presión y sin Monument de su lado no pudo hacer mucho. El segundo game fue sumamente extraño. Turno 3 arranqué con un Rogue Refiner, mientras que él no jugaba nada. Y así fue como el Refiner fue comiendo de a poco sus vidas, matando algún bicho que me bajaba pero nada más. Algo incomprensible para mí, porque mi oponente tenía la mano llena de cartas. Así fue como termina el partido y me muestra una mano llena de Negate y Metallic Rebuke.
5-2. Y por la última ronda del día.

Llegaba la última ronda del día 1. Me toca contra Floch que, como la gran mayoría de los Pros, jugaba MonoRed.

El primer game arranca él, y tiene esas manos imparables de MonoRed. Duré 4 turnos y ya pasamos al segundo. Arranqué con mulligan, pero tenía una mano muy buena que pudo aguantar el embate inicial y finalmente a base de Glorybringer pude ganarlo. El tercero nos fuimos limpiando la mesa mutuamente hasta que apareció Hazoret the Fervent. Sin embargo, había estado guardando el Confiscation Coup para esto y con eso se terminó.
6-2 al terminar el día 1.

Estaba muy contento con el resultado. Creo que cometí pocos errores durante el día y eso me dejaba tranquilo.

Mauro terminó 5-3, con lo cual los dos íbamos a estar en el día 2.
Nos fuimos a cenar y a descansar para el segundo día, cosa que aún nos costaba, así que a las 6AM ya estábamos despiertos. 

En mi segunda mesa de draft iba a estar Luis. También estaba Dickmann, con lo cual estaba más complicada.


El draft empezó raro, pero a medida que avanzaba nuevamente parecían fluir el rojo y blanco. Tanto fluía que en el segundo booster me pasaron una Hour of Devastation. Durante el tercer booster también me fueron pasando cosas lindas y terminé con un mazo que me volvía a gustar mucho.


Ronda 9: Voy a ver los pairings y me toca contra Luis. Estaba jugando un UR muy bueno. El primer partido a base de tricks y Sand Strangler fue ganando mejor posición de mesa y limpiándome mis bichos. Lamentablemente nunca llegué a la quinta tierra para tirar el Hour of Devastation que me hubiese puesta en una excelente posición. El segundo partido fue más trabado pero pude imponer ventaja de bichos. El tercero se redujo a un turno clave. Luis estaba en 18 vidas con dos bichos. Yo tenía Combat Celebrant y Khenra Scrapper. Luis me atacó y me dejó en 10 vidas tras lo que bajó otro bicho dejando una isla enderezada. Robé por el turno y tras pensarlo mucho me decidí. Ataqué con mis dos criaturas exerteándolas. Luis decidió no bloquear y con dos hechizos agrandando mi Scrapper le pegué por 18 en ese turno. Me arriesgué al Unsummon pero valía la pena.
7-2. Y vamos bien.

En la décima ronda me toca contra un RG muy aggro. Lamentablemente, dos mulligan a 5 y nunca llegar a la quinta tierra hicieron que el partido no durase mucho. El mazo de mi oponente era muy bueno y terminaba en Majestic Myriarch.
7-3. ¡Todavía se puede!

La undécima ronda me toca contra Dickmann, que también jugaba UR. Fueron tres partidos súper largos y trabados en los cuales la mesa se daba vuelta constantemente hasta que uno de los dos floodeaba un poco decantándolo para un lado.
8-3. 

Muy contento por los drafts. Ahora volvíamos a Standard.
En la doceava ronda me toca contra Calcagno, quien jugaba MonoBlack Zombies. Calcagno es un jugador súper agradable y lo conozco de hace casi 10 años. Los partidos fueron súper amenos. El primero todo se decidió por una energía que me faltó y no me permitió liquidarlo con una Bristling Hydra, tras lo cual una Liliana’s Mastery definió todo. En el segundo mis Glorybringer y el Skysovereign, Consul Flagship me dieron el partido. El tercero estaba muy parejo, hasta que mi pesadilla apareció nuevamente: un Kalitas sin removal de mi parte hizo la diferencia y todo acabó.
8-4. ¡Vamos por el objetivo del 11-5!

En la ronda 13 me toca un Hall of Famer (Fujita), jugando MonoRed. El primero fue una carrera que, al floodear un poco él, se decantó a mi favor. El segundo fue muy peleado, yo defendiéndome de todos sus ataques hasta que pude poner de pared a una Bristling Hydra. Al turno siguiente jugué Glorybringer y luego de pensarlo mucho solo ataqué con él, pues yo estaba en 7 y el riesgo era Hazoret. Obviamente, Fujita lo robó y con una sonrisa me dice “Good Player” sabiendo que no me podía matar, tras lo que le juego mi Confiscation Coup para terminar el partido.
9-4. ¡Y sí se puede!

En la ronda 14 me toca Reid Duke, el cual sabía que estaba jugando Temur con Nicol Bolas. El primer partido arranqué yo y puse presión al punto de dejarlo en 3, pero quedándome casi sin recursos tras lo cual él robó dos Whirler Virtuoso seguidos, inclinando todo a su favor. El segundo game no nos sacamos ventajas, pero cuando podía inclinar la mesa para mi lado hizo su aparición el dragón número 1 seguido por su hermano número 2 y dándole el partido. Me ponía mal perder de esa manera, pero el mirror es una lotería y más contra un jugador como Reid. La verdad fueron partido súper amenos y aprendí algunas cosas que podría utilizar luego.
9-5. Se venían dos finales.

La ronda 15 me tocaba nuevamente BG.  El primer partido mi pesadilla reaparecía y tomaba el control de todo. Oh sí, Kalitas todo lo puede. El segundo partido hizo su aparición el Lifecrafter’s Bestiary, el cual me dio demasiada ventaja. Pero como suele pasar en estos partidos, el tiempo comenzaba a ser un problema. Decidí que había que arriesgarse y me mandé a salir súper aggro en el tercero. Afortunadamente, fue la decisión correcta, ya que logré poner la presión suficiente para llevarme el match.
10-5. ¡Vamos por todo! 


En la ronda 16 se decidían muchas cosas. Me toca contra uno del team MTG Mint que ya era nivel Gold pero que no podía conceder porque necesitaban los puntos para la competencia por equipos. Él jugaba MonoBlack Zombies. El primer game se dio como suele pasar siempre en este match. Mesa muy trabada pero cuando aparecen sus lords todo se da vuelta y eso fue lo que sucedió. En el game dos mis criaturas pudieron poner presión desde el comienzo y las Radiant Flames limpiaron su lado para poder llevarme el juego.
En el tercer y definitivo game empezó él poniendo presión, pero pude ir limpiando la mesa constantemente al punto que tuvo que hacer Dark Salvation sin objetivo para poner algo en la mesa. El problema era que yo estaba trabado en la cuarta tierra y robé la quinta que entraba girada. Él sólo tenía una carta en mano que estaba seguro que era un removal. En su turno roba y baja al destructor de sueños… el todo poderoso Kalitas, dejando dos tierras enderezadas… dándome la idea de lo que iba a pasar… resignado enderezo y juego el dragón intentando atacar… para que se coma el Grasp of Darkness que le daba el partido…

Y así terminaba el torneo… con un 10-6 y el puesto 64 para arañar un poco de plata.

A pesar de todo estaba bastante contento por el resultado y sobre todo de haber vivido el momento en que Seba Pozzo se coronaba Constructed Master. El logro de Seba es algo memorable y recompensa el esfuerzo que puso y pone Sebastián constantemente.

También estoy muy contento por la elección del mazo.

¡Espero que les haya gustado y cualquier cosa lo charlamos por los comentarios!

Saludos a todos.