MI CARRITO (0) - $0.00

  • No tiene productos en su carrito de compras.
PRODUCTOS DESTACADOS
27
SEP

Fuentes de Mana - Top 8 en el Nacional 2017 - Uruguay

Joaquín trae su reporte del Nacional uruguayo, donde hizo top 8.
El fin de semana pasado se disputaron los nacionales en mi país. Ya hace poco más de un mes había decidido jugar el torneo y prontamente me dispuse a conseguir un mazo, teniendo solo algunas cartas de UR Control y sin muchas ganas de jugar tal arquetipo, recurrí a mis contactos en Montevideo y logré conseguir un BG, en cualquiera de sus versiones. Si bien no era el mejor mazo del metagame ni estaba cerca de serlo, hacía unas semanas Sam Pardee había hecho top 8 en el Pro Tour con Delirium y luego Brad Nelson y su hermano hicieron top 8 en un GP con listas casi gemelas de BG Aggro, con Oath of Nissa y Sylvan Advocate. Si bien esto no era una fuerte señal, ya que los tres son increíbles jugadores y pueden ganar con lo que sea, me daba al menos algo de esperanza y ganas para meterle al mazo y poder aprender lo máximo posible sobre todas sus versiones.

Luego de unas semanas de testeo y ya de vuelta en Montevideo, la versión que cada vez se perfilaba mejor en mi testeo era una versión muy agresiva, con tan solo 20 tierras que había hecho top 8 en un GP unas semanas luego del éxito de Brad Nelson y su hermano. La misma era una versión totalmente focalizada en las energías:



BG Energy
Maindeck
3 Nissa, Voice of Zendikar
2 Aethersphere Harvester
2 Grasp of Darkness
4 Fatal Push
2 Blossoming Defense
4 Attune with Aether
4 Winding Constrictor
4 Walking Ballista
2 Verdurous Gearhulk
4 Longtusk Cub
4 Glint-Sleeve Siphoner
2 Catacomb Sifter
3 Bristling Hydra
3 Swamp
3 Hissing Quagmire
2 Hashep Oasis
4 Forest
4 Blooming Marsh
4 Aether Hub
Sideboard
3 Transgress the Mind
1 Tireless Tracker
1 Skysovereign, Consul Flagship
2 Ob Nixilis Reignited
1 Grasp of Darkness
3 Dreamstealer
1 Doomfall
3 Dispossess
Esta versión parecía ser muy buena porque era extremadamente agresiva y eso parecía ser clave a la hora de ganar partidos contra mazos como Temur Energy, varias versiones de Ux Control, GW Ramp y God-Pharaoh’s Gift. A lo largo del testeo fui notando que estos eran los mazos más problemáticos para BG (sí, son muchos) y que la mejor manera de vencerlos, al menos antes de hacer sideboard, era jugando la versión más agresiva y focalizada posible.

La teoría arrancó bien y logré hacer 4-1 en 5 ligas seguidas, lo cual me dio un sentido de seguridad bastante alto para con el mazo.

Como todo lo bueno, tenía que terminar y luego de esas 5 ligas, vino la catástrofe, durante 20 rondas logré ganar menos de 10 partidos con el mazo. Tal varianza me hizo replantearme algunas cosas: si bien seguía creyendo que la versión del mazo en ese momento era la mejor, tan malos resultados eran algo desalentadores y más aún siendo que faltaban tan solo tres días para el Nacional. Luego de descargarme y decir alguna que otra guarangada en el chat de mi grupo de testeo, logré volver a pensar un poco y decidí que no tenía sentido ponerme a sobreanalizar y pensar cien veces lo mismo, tomé la decisión de ir a jugar no la versión que yo creía mejor en base a la teoría y a la práctica, sino la versión que a mí más me gustara. 

Obviamente si una versión es mejor que otra, siempre nos va a dar mejores chances de ganar, ¿no? Honestamente, en ese momento no estaba tan seguro de esto ya que el mazo me había dejado de gustar y no tenía ganas ni de barajarlo (ni de que lo baraje el trasgo que está dentro de la disquetera cuando juego mol). Al no tener fe en el mazo y no estar seguro del mismo, sentí que me iba a dar muchas mejores chances jugar mi propia lista, en la cual todas las cartas, desde la primera hasta la última, estuvieran ahí porque me gustaban y no porque iban mejor con el plan de juego.

Dicho todo esto, no iba a armar un mamarracho y sabía que iba a decidir algo dentro de las opciones viables para poder ganar partidos. Luego de mirar todas las cartas, decidí ir por la versión Delirium, con cuatro Traverse the Ulvenwald. Si bien esta versión es la más lenta de las tres, era la que más me gustaba por su flexibilidad. El Traverse me permitiría jugar cartas como Ishkanah, Gonti o Kalitas de a una sola unidad sin perder la consistencia a la hora de querer robarlas. Finalmente decidí cambiar los Grim Flayer por Sylvan Advocate ya que prefería tener el tercer punto de resistencia y la vigilancia frente a las habilidades del Flayer.

La versión del mazo quedó así:


BG Delirium
Maindeck
1 Liliana, the Last Hope
4 Nissa, Voice of Zendikar
1 Skysovereign, Consul Flagship
2 Verdurous Gearhulk
1 Ishkanah, Grafwidow
2 Catacomb Sifter
2 Rishkar, Peema Renegade
1 Tireless Tracker
4 Walking Ballista
4 Winding Constrictor
4 Sylvan Advocate
3 Grasp of Darkness
4 Fatal Push
4 Traverse the Ulvenwald
7 Forest
6 Swamp
4 Hissing Quagmire
4 Blooming Marsh
2 Evolving Wilds
Sideboard
2 Ob Nixilis Reignited
2 Gonti, Lord of Luxury
1 Kalitas, Traitor of Ghet
2 Doomfall
1 Tireless Tracker
1 Never // Return
1 Dispossess
4 Traverse the Ulvenwald
1 Grasp of Darkness
Considerando que el formato ya rotó, no veo mucha utilidad en hablar muy a fondo del mazo. En la porción suiza, terminé haciendo 2-1, venciendo a un Mardu Vehículos de manera bastante consistente, creo yo que con un poco de fortuna a mi favor. La otra victoria fue contra RG Aggro también de manera bastante contundente. La ronda perdida fue contra UB Control y fue por demás interesante, ya que gané un primer chico en el cual resolví únicamente una Constrictor y una Ballista. Afortunadamente para mí, los removals de mi oponente no estaban bien alineados y logré terminarlo con una Ballista 7/7 en juego.

El segundo chico fue bastante normal y corriente. Me contrarrestó hechizos clave y me ganó bien. El tercero fue super entretenido: logré resolver un descarte turno 2 y una Nissa turno 3, la cual llegó hasta el ultimate. A la hora de hacer el ultimate yo solo sabía que mi oponente tenía tierras y un Essence Scatter en mano, por las dudas jugué un descarte que venía guardando desde la mano inicial antes de hacer el ultimate y al ver dos Torrential Gearhulks en la mano de mi oponente y un Dissalow en su cementerio, decidí no subestimar su inteligencia y puse una planta con Nissa. Ese turno saqué un titán con el descarte y luego él me jugó el otro al final de su turno para jugar un Supreme Will del cementerio. Enderezó, robó y pasó. Ya con mi Nissa en 8 contadores y sin moros en la costa, decidí hacer el ultimate, mi oponente había encontrado su tercer titán con el Supreme Will y me pudo contrarrestar la habilidad, y varios turnos después perdí el partido. 

Pasando a la porción de limited, yo iba con la idea de draftear la mejor carta del pack en cada uno de los primeros 4-5 picks y a partir de allí intentar ver qué arquetipo estaba abierto y draftear en concordancia con eso.
Mi primer pick fue Unesh, Criosphinx Sovereign:

Aún no había tenido el gusto de jugar con esta carta ni tampoco la desgracia de que me la hicieran a mí, pero tenía bien claro que es una bomba en varios arquetipos y que es un fuerte primer pick sobre cualquier common o uncommon del set.

Incluso sin aprovechar la habilidad de descuento de maná para las esfinges, sigue siendo una 4/4 vuela por 6 maná que hace Fact or Fiction al entrar en juego.

Con este primer pick me veía drafteando uno de varios arquetipos, podría ser Green Ramp con varios colores, UB Control/Ciclos, o incluso un UR Tempo con esta carta como tope de curva. La realidad es que iba a terminar dentro de casi cualquier mazo que jugase azul, pero idealmente la prefería en uno de los dos primeros arquetipos nombrados.

Mi segundo pick fue un Puncturing Blow, el cual es un excelente removal, sobre todo para remover dioses molestos. Al Blow le siguió un Sandblast y luego un Farm // Market. En este momento, si bien no estaba preocupado, mis picks no habían sido particularmente poderosos y necesitaba un poco de ayuda en los sobres venideros. Acá es cuando todo empezó a tomar forma, y de quinto pick me llega un Hour of Eternity:


Esta carta es bastante controversial y he oído y leído de gente a la que no le gusta para nada, pero a mí entender es una excelente bomba en UB Control y en Green Ramp, ya que nos permite jugar un partido largo y lento sabiendo que tenemos una carta que puede ganar el partido por sí sola. Además de esto y en palabras de Ben Stark, es un hechizo modal, así como el Supreme Will o el Cryptic Command, porque por cinco maná nos permite traer en el midgame una criatura para poder bloquear o meter presión y luego en el lategame por 7 o 9 maná es una bomba que gana partidos por sí sola.

Ya con dos raras azules excelentes y que van bien juntas, era obvio que jugaría azul. Los siguientes picks no los recuerdo con exactitud, pero sé que agarré algunas Ruin Rats, Letal Sting y dos desiertos. El mazo se perfilaba cada vez más hacia un UB Control, con buenos blockers de 2 y 3 maná, algún removal y dos bombas muy poderosas. Tenía también el Sandblast, un Farm // Market y un desierto blanco, por lo cual en el primer pack me veía con ese UB control y con la posibilidad, en caso de que algo saliera mal, de poder splashear dos removals blancos buenos.

Llegó el segundo pack y mi primer pick fue un Unquenchable Thirst, una de las mejores commons del set. En ese mismo pack abrí un Hollow One, el cual decidí no agarrar ya que aún no tenía muchas posibilidades de jugar UB ciclos. El segundo pick fue una Ifnir Deadlands, la cual me venía bárbaro con los dos desiertos que ya había pickeado. De los picks 3 a 8 no pasó nada muy interesante, agarré un Thirst más, una Banewhip Punisher que me llegó bastante tarde para ser la segunda mejor uncommon del set (pick 6 o 7) y un Wall of Forgotten Pharaohs. Luego de eso y ya cuando los boosters empezaron a dar la vuelta fue que todo se terminó de encaminar. El Hollow One había vuelto y sin nada mejor en el booster decidí agarrarlo, luego, dos picks más tarde me llega un Vile Manifestation, la mejor criatura para el UB Ciclo. Viendo lo poco solicitadas que estaban las cartas de este arquetipo y sabiendo que las mejores aún estaban por venir en el siguiente booster, decidí agarrar la Manifestation e ir por esa estrategia, ya tenía una base para UB y las cartas parecían fluir hacia mí. Terminé el segundo booster con un regalo tan inesperado como satisfactorio, la carta 14 del segundo pack fue un Razaketh’s Rite, una carta increíble para mi mazo ya que no solo era un ciclo por un solo maná sino que me ayudaría a buscar mis bombas en caso de ser necesarias; inclusive un partido me ayudó a buscar la sexta tierra, ya que tenía las dos bombas en mi mano.

Para el tercer booster intenté tomar en cuenta la información que había obtenido en el segundo y decidí priorizar las cartas más poderosas sobre las buenas cartas para el mazo de ciclos. Esto puede sonar bastante tonto, pero la realidad es que, por como se había desenvuelto el segundo booster, yo sabía que este tercer booster casi seguro iba a ser igual y las cartas como el Ruthless Sniper iban a dar la vuelta. Agarré por ejemplo un Final Reward sobre un Sniper. Finalizado el último sobre, mi mazo era una delicia, había logrado draftear 2 Ruthless Sniper, el Final Reward, 3 Wander in Death y un Essence Scatter. 

Finalmente mi mazo quedó así:
1 Ifnir Deadlands
1 Desert of the Mindful
1 Desert of the Glorified
1 Hostile Desert
6 Island
7 Swamp

2 Ruthless Sniper
1 Wall of Forgotten Pharaohs
1 Vile Manifestation
2 Ruin Rat
1 Banewhip Punisher
1 Wasteland Scorpion
1 Grisly Survivor
1 Hollow One
1 Unesh, Criosphinx Sovereign
1 Striped Riverwinder

1 Essence Scatter
2 Unquenchable Thirst
1 Hour of Eternity
1 Lethal Sting
3 Wander in Death
1 Final Reward
1 Razaketh’s Rite
1 Floodwaters

El mazo contaba con una cantidad más que razonable de blockers y removals para los primeros turnos. Además de eso, los once ciclos, entre ellos gran cantidad de criaturas y tres Wander in Death, permitían al mazo robar siempre de manera muy buena, ya que en los primeros turnos me dedicaba a jugar criaturas baratas y ciclear criaturas más caras y en el midgame me las volvía a traer con los Wander in Death, ya fuera para matar criaturas con Ruthless Sniper o para jugarlas. Así mismo el Wander in Death es muy bueno con el Banewhip Punisher y con Unesh.

El mazo actuó de manera excelente y pude lograr un sólido 3-0. Perdí únicamente un chico contra un Boros Aggro muy bueno que me sorprendió con un God-Pharaoh’s Gift en el segundo chico y se quedó fácilmente con ese partido.


Mi historia con el Gift no terminaría allí, ya que pese a haber salido airoso de ese encuentro con la carta, la misma sería la que finalmente me sacaría de competencia en el top 8.
Una ronda más tarde, me tocó volver a jugar standard con mi BG y desafortunadamente no me esperaba nada más ni nada menos que uno de los tres Jeskai GPG que habían hecho top; no pude hacer mucho contra sus salidas y perdí dos partidos contundentemente en unos 15 minutos. 

Si bien una derrota siempre es amarga, esta vez no se sintió de tal manera. Iba con las expectativas bien claras sobre mi mazo de Standard y pasó lo que creía que podía pasar, afortunadamente logré hacer otro top 8 y solidificar mis conocimientos sobre draft.

Saludos y hasta la próxima.