MI CARRITO (0) - $0.00

  • No tiene productos en su carrito de compras.
PRODUCTOS DESTACADOS
29
SEP

Intimo e Interactivo - Reporte del Nacional. Parte I

Ariel nos cuenta sobre su elección de mazo y  la primera porción de Standard del Nacional.
Acá estoy nuevamente luego de unos meses de ausencia. El retorno de un largo viaje me puso a trabajar en mi proyecto y poco fue el tiempo que quedaba para Magic luego de una serie de malos resultados en el viejo continente. 

Decidí que mi año no iba a tener al juego como gran protagonista. Un Pro Tour de Modern que no me tienta en lo absoluto y realmente una escasez de tiempo que limita muchísimo mi entusiasmo de llevar mi juego a todo el potencial. Me gusta jugar Magic sin mayores responsabilidades, no sintiendo que me escapo de otra cosa mientras lo juego.

Esta decisión trajo aparejada la idea de que si había un torneo del cual quería participar era el mundial. Albergado en la misma ciudad donde participé hace 3 años del mismo, la idea del retorno a esa bella ciudad me entusiasmaba. Pero lo que realmente movía mi espíritu era una única cosa: el retorno del viejo formato del Nacional. Draftear por un verdadero motivo. Los nacionales venían siendo torneos bastante aleatorios, donde la habilidad de los jugadores no se ponía para nada de manifiesto. Formatos modernos donde el lanzamiento de un dado podía dar bastante ventaja a la hora de jugar mazos que pueden ganarte en los primeros cinco turnos del partido: realmente pobre para un juego de esta magnitud de complejidad. 

Testear un formato limitado no sellado es todo lo que un jugador competitivo desea. Es sabido que la suerte poco incide en un formato así (tal vez abrir una o dos bombas puede hacer la diferencia, pero me parece un factor a despreciar). Es por eso que decidí hacer un lado todo lo que estaba haciendo de mi vida y enfocarme a lo largo de 15/20 días a testear única y exclusivamente limitado. 

Horas de draft en Magic Online diariamente, lecturas nocturnas de notas, videos de draft de los pros, discusiones con algún compañero. Hoy por hoy en Argentina el juego competitivo está muy tirado a menos. Cualquiera diría que, con dos jugadores protagonizando las grandes ligas mundiales (felicitaciones al enorme Sebastián Pozzo por ser el primer argentino en participar de un Mundial con la etiqueta de “Constructed Master”), todo debería ser motivo de entusiasmo para que el resto del país desee subir su nivel de juego y competir en un piso más alto. Pero la situación económica del país parece dar detrimento al juego en donde son cada vez menos los jugadores que se lanzan a los torneos premier y dedicar parte de su semana y su tiempo a la preparación de un gran evento.

Todas estas premisas fueron mi punto de partida para querer prepararme lo más que pudiese para así poder sacar diferencia en aquellas circunstancias donde un jugador que no se preparó para el torneo sucumbiera. 
En Standard, luego de testear un rato UW Approach con la idea de que le tenía que ganar fácilmente a Temur (que a mi entender iba a ser el más jugado), y al ver que esto no estaba sucediendo, decidí jugar el mazo más sólido del metagame: Temur. Los japoneses la semana anterior habían dado un batacazo splasheando negro para The Scarab God en su nacional, así que decidí ir por la estrategía “4 maná 6/6 arrolla vigilancia”. El dios UB parecía dar una tremenda contienda en la batalla de los mirrors y terminé optando por jugar algunas copias del cartucho negro en mi sideboard para además de arrollar y vigilancia darle lifelink a mi gigante árbol en esa segunda competencia contra los MonoRed. 

A continuación, las 75 cartas que opté por llevar al esperanzador nacional.


La primera ronda del torneo me encontró enfrentando un mirror, pero este era un Temur con Bristling Hydra. Parece ser como una suerte de cábala maldita. Aquellos torneos donde mejor me fue en mi vida, perdí siempre la primera ronda. El primer chico lo perdí sin jugar, quedándome con 2 tierras en el draw y jamás robando la tercera. Triste, sumamente triste forma de comenzar el torneo. En el segundo partido creo que cometí uno de los mayores errores del torneo, usando un Harnessed Lightning para matar una hidra y no un barco que terminaría ganándome el partido. 

y así comenzó la aventura de las 12 rondas.
La segunda ronda y la tercera me encontraron enfrentando a Juan Pablo Quetglas (alias “La Morsa”), compañero de equipo y amigo de la casa, y a Nicolás Percario. Los pongo juntos en el mismo renglón porque ambos jugaban UW Approach. Como anticipé más arriba en esta nota, yo sabía que en la teoría era un mal match up para mí, pero luego en la cancha las cosas podían darse de otra manera. Lo malo de este match es que se juega a dos games. El primer partido es prácticamente imposible de ganar. Y fue el caso, ambas rondas las empecé perdiendo el primer juego y en ambas oportunidades ganando el segundo y el tercero. Insisto, no es un buen match up. El único motivo por el que gané sendos games 3 fue porque en ambos casos robé 2 de los 4 Negate. De no ser así no hubiera ganado jamás. Lucky me.
2-1

La ronda cuatro me encontró con los pantalones bajos en el sentido más literal. Estaba en el baño clandestino de la planta baja y se ve que me relajé de más porque cuando subí había comenzado la ronda hacía 15 segundos. Con un mal humor inconmensurable hacia mi persona por simplemente no avisar a un juez de mi imprevisto escatológico es que empecé nuevamente el match desde el game 2 con un juego abajo. 

Tras un juego dos algo parejo vs el segundo mirror del día, el tercer juego lo encontró a mi oponente yéndose a mulligan a 5, empezando, dándome una tremenda ventaja que me llevaría al primer objetivo del torneo que era poder finalizar al menos 3-1, sobre todo habiendo perdido la primera ronda. Con los peores puntos de oponentes es que fui a draftear. Acá empezaba lo bueno, lo que estaba esperando, el momento donde sentía que podía sacar mayor diferencia. 

¡En unos pocos días les estaré contando paso a paso el desarrollo de los drafts subsiguientes y la finalización del torneo!
Nos estamos leyendo en breve. ¡Stay Tunned!