MI CARRITO (0) - $0.00

  • No tiene productos en su carrito de compras.
PRODUCTOS DESTACADOS
22
MAR

Magic Para el Pueblo - El oro detrás del arcoíris

Nacho volvió con todo y nos trae su crónica élfica versión 2018.


¡Hola de nuevo! En esta entrega voy a volver a hablar de mi mazo favorito, Elfos. Como ya veníamos comentando en Magic para el Pueblo, este mazo tenía potencial para cambiar con la inclusión de Lead the Stampede en Iconic Masters, y, como ya había adelantado en la nota sobre el estado de Pauper en 2018, eso realmente ocurrió dándole a nuestros amigos de orejas puntiagudas su oportunidad de brillar.

La verdad es que desde la salida de Iconic Masters, entre que estuve jugando Standard y que hice algunos viajes, dejé un poco de lado el formato, y fue Chuck quien primero se mandó a probar nuevas listas y entender cómo funcionaban. Siendo él otro ávido mago verde y gran jugador de Elfos, escuché con atención lo que tenía para decir, así que arranquemos a ver cómo es el “Elfos 2018”:

Cambios de cartas
Con Lead the Stampede, ya no necesitamos apoyarnos tanto en Distant Melody para generar ventaja de cartas y presencia en mesa, por lo que buscar formas de generar azul ya no es una necesidad tan fundamental, y el mazo es aún más Mono Green que antes. Y aunque se puede jugar sin Distant Melody, sigue siendo útil tener una.

El hecho de que nuestro main ya no dependa del fixeo trae algunas consecuencias. La primera, Birchlore Rangers ya no son tan importantes, y a la vez liberamos slots que usábamos para Sylvan Ranger o Abundant Growth. Por otro lado, eso nos limita las opciones de sideboard… aunque creo que eso solo me afectaba a mi [emoji pensativo].

But wait, there’s more, al no usar Distant Melody, las situaciones en las que tengamos más de 10, 12 cartas en mano para castear son muy raras, y las cantidades absurdas de maná que nos da Priest of Titania, no tan necesarias; de hecho, en builds tradicionales, la cuarta, y hasta la tercera Priest of Titania, terminaban siendo bastante inútiles.

Por todo esto, liberamos bastantes slots en el mazo, ya de base, entre 4 y 6, dependiendo de las listas. Lo que nos lleva a la pregunta ¿qué metemos en esos slots? En primer lugar, Elvish Vanguard, que venía siendo una carta con muchísimo potencial, pero que en las listas tradicionales se complicaba encontrarle lugar, y en segundo lugar, Elvish Visionary, porque sin Distant Melody, necesitamos algo que nos permita mantener un poco de esa ventaja de cartas, y además mantenga la sinergia tan particular del mazo.

Cambios en el plan de juego
A grandes rasgos, sigue siendo el mismo: juntar una masa crítica de elfos y pegar por mucho, por lo que Quirion Ranger y Timberwatch Elf siguen siendo nuestros MVPs. Pero ahora contamos con el plan B de usar Elvish Vanguard que crece por sí mismo, y, no solo eso, sino que también desplaza un poco a Nettle Sentinel como primera línea de ataque. El mayor cambio en cómo encarar partidos de Elfos es en el secuenciamiento de cómo lanzamos nuestras criaturas: en vez de vomitar 8 elfos por turno, vamos a jugar de forma más conservadora, que, de hecho, recuerda un poco a la forma de jugar Eye Candy: aguantar hasta tener las piezas del combo y cómo protegerlas, para ahí poner en marcha la ofensiva.

El hecho de requerir menos presencia en mesa hace que el mazo sea un poco más resistente a sweepers, la mayor debilidad que solía tener, y la principal ventaja de Lead the Stampede, y al mismo tiempo es más susceptible a spot removal, por lo que cartas como Vines of Vastwood, que venían siendo “una opción más de side” ahora son casi esenciales en el main, ya sea para proteger a un Elvish Vanguard hasta que esté fuera de rango de rayos, o a un Timberwatch Elf hasta que pierda el mareo. Teniendo en cuenta que ahora nos vamos a tomar un poco más de tiempo para arrancar, Essence Warden tiene un papel más importante al darnos las vidas extras que nos permitan generar un colchón de turnos. 

Como puede verse, la forma de jugar el mazo no varía demasiado. De todas formas, las veces que me puse a probarlo no lograba “hacer fotosíntesis él”, se ve que estaba demasiado acostumbrado a la ostentosidad de llenar la mesa de tokens y ni llegaba a agarrarle la mano al juego más comedido, pero finalmente aproveché que era San Patricio (?) y decidí ir todo de verde a probarlo en una liga de MOL (cosa que rara vez hago). Para mi muy agradable sorpresa, en especial por los mazos contra los que jugué, logré un hermoso 5-0 (o 4-0 en realidad, porque el del segundo match concedió en turno dos del primer game). La lista que jugué fue la siguiente:

Nacho’s Elves 2018
Maindeck
13 Forest
1 Distant Melody
4 Lead the Stampede
1 Ranger`s Guile
2 Vines of Vastwood
4 Quirion Ranger
3 Nettle Sentinel
3 Lys Alana Huntmaster
4 Timberwatch Elf
4 Elvish Vanguard
2 Wellwisher
3 Essence Warden
2 Elvish Visionary
3 Priest of Titania
4 Llanowar Elves
3 Elvish Mystic
4 Birchlore Rangers
Sideboard
1 Magnify
1 Luminescent Rain
2 Wrap in Vigor
1 Kaervek`s Torch
2 Viridian Longbow
2 Spidersilk Armor
1 Relic of Progenitus
1 Moment´s Peace
4 Gleeful Sabotage
Primer match (2-0)
Boros “algo”. Arrancamos complicados. Boros es un matchup complicado, mucho spot removal, ya sea en forma de rayos o Journey to Nowhere/Oblivion Ring de main, y post side se complica más, cuando entran Electrickery y Standard Bearer. Por cómo se dieron los partidos, realmente nunca llegué a saber qué sabor de Boros era, nunca vi ni un Palace Sentinel o Kuldotha Rebirth, el pibe solo bajaba voladoras y rompía Clues. Un Journey to Nowhere al primer Timberwatch Elf hizo que tuviera que soportar a base de Wellwisher por más de diez turnos hasta que Distant Melody me permitió conseguir las piezas ofensivas que necesitaba. El segundo game siguió complicándome la vida con Journey to Nowhere y un Electrickery bien puesto, pero logré recuperarme, sin necesidad de Distant Melody o Lead the Stampede.

Segundo match (1-0)
Arranca el partido, veo el nick de mi oponente mlovbo, y lo reconozco de ver varias de sus listas de Orzhov Pestilence, y me quedo pensando que va a ser otro match cuesta arriba, pero estaba entusiasmado por ver cómo juega ese mazo. Arranco con un clásico Forest + Elvish Mystic, paso el turno, Radiant Fountain, pasa el turno, bajo Elvish Vanguard, concede, estoy pensando qué sideboardear y abandona ¯\_(ツ)_/¯

Tercer match (2-1)
Affinity. Ya con ver Darksteel Citadel y Springleaf Drum sabía que iba a ser una carrera por ver quién tenía el bicho más grande. Logró poner algo de presión con un par de Myr Enforcer y Gearseeker Serpent, pero cometió el error que atacar con todo y dejar el paso libre, y gracias a Quirion Ranger, Timberwatch Elf, Lys Alana Huntmaster y sus amigos efectué un único ataque letal. En el segundo game salió con todo, Fling de 1 con el token de Germ a mi Llanowar Elves, un Electrickery bien puesto, un par de Myr Enforcer, Galvanic Blast a Lys Alana Huntmaster y listo, vamos al tercero. Mi mano inicial, un par de Forest, elfos relevantes, y lo más importante, Gleeful Sabotage, por lo que en turno 3 logré sacarle sus tierras roja y azul, dejándolo sin fixeo ni cantidad de artefactos como para poder bajar cosas importantes muy rápido, entraron Timberwatch Elf y Wellwisher y concedió.

Cuarto match (2-0)
La primer tierra que veo es una Thornwood Falls, flasheo Turbo Fog, así que arranqué a atacar con todo antes de que empiece a tirar fogs, pero baja Urza’s Mine, ok, Tron. Hacía muchísimo que no me enfrentaba a uno y no sabía de qué variante se trataba; en cualquier caso, sigo metiendo presión y, a pesar del Moment’s Peace, no da a basto y un elfo 15/15 termina haciendo de las suyas. Resulta que era un 5C Tron, no conocía para nada la lista, solo sabía que usaba Moment’s Peace, y probablemente trate de lockearme con Mnemonic Wall + Ghostly Flicker, pero no debía descuidarme de Ulamog’s Crusher o Rolling Thunder. Entran Kaervek´s Torch, Wrap in Vigor, Magnify y, no recuerdo por qué, Gleeful Sabotage. El segundo game se alargó bastante más, y qué suerte que tuve al poner Gleeful Sabotage, ya que arrancó bajando Circle of Protection: Green que no llegó a ver ni un mantenimiento :). El resto del partido siguió por como 20 turnos en una seguidilla de ataques constantes, y Moment’s Peace, mientras me ocupaba de ganar vidas con Wellwisher (pasando las 260). Un Coalition Honor Guard se encargó de mantener a raya mis Quirion Ranger y Timberwatch Elf, hasta que tuvo que usarlo para bloquear o morir. Entonces intentó limpiar la mesa con Electrickey, que no hizo nada gracias Magnify, y luego con un Mnemonic Wall lo volvió a usar pero Wrap in Vigor me volvió a salvar, finalmente consiguió el Ghostly Flicker para armar su lock, pero un Vines of Vastwood a su Mnemonic Wall evitó que eso suceda (lo más gracioso es que quiso contrarrestarlo con Mana Leak, pero tenía maná de sobra para pagar los 3), un ataque más, y listo.

Quinto match (2-0)
Arranca con Radiant Fountain y luego Dimir Aqueduct… ok, UB Control, otro némesis para elfos (parece que tiene muchos). Muy a su pesar, tuvo un arranque muy lento; luego de que llegué a armar algo de mesa, baja Crypt Rats que activa por 1 dejándome sin elfos de maná, pero con un Timberwatch Elf y un Lys Alana Huntmaster, en el siguiente turno recuperé mesa y ya no tuvo oportunidad. El segundo game arrancó con todo su removal y descarte, durante los primeros 4 no me dejó un bicho vivo, lamentablemente se clavó en 3 tierras y no pudo hacer mucho, aun con pocas criaturas me las arreglé para bajarle las vidas, y para cuando pudo volver a bajar Crypt Rats, estaba en 2 vidas, y necesitaba activarlas por al menos 2 para matar a los Timberwatch Elf.

Espero que hayan disfrutado leyendo esta crónica élfica como yo disfrute jugándola, y a todos aquellos jugadores de elfos les sirva para encarar sus próximos partidos.

Hasta la próxima,
Nachitous
Duress Editorial Team